Hoy abierto: 09:00-21:00
Mañana cerrado

5 consejos prácticos para gestionar el estrés

Tiempo de lectura 2 min.

¿Te cuesta dormir? ¿sientes dolor de cabeza de manera recurrente o ansiedad? Podrían ser consecuencia del estrés. El estrés es un mecanismo natural, que se activa para que podamos adaptarnos a una situación de alguna manera desafiante, lo que hay que evitar el exceso de estrés continuado y permanente.

Algunos síntomas físicos que se pueden derivar de él son diarrea o estreñimiento, cansancio excesivo, decaimientomúsculos tensos, insomnio o somnolencia o variaciones de peso inusuales, entre otros.

En caso de estrés crónico, este puede conllevar bajadas de defensas, presión arterial alta, acné, eccemas, depresión o problemas por una tensión constante como las contracturas musculares o el bruxismo.

Además, una situación continuada de estrés puede conllevar hábitos poco saludables como desajustes alimentarios y en el descanso, o tabaquismo. Se trata de comportamientos que pueden trasmitir una sensación de disminución del estrés de manera momentánea, pero no efectiva ni saludable.

5 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA GESTIONAR EL ESTRÉS

La buena noticia es que, aunque es difícil eliminar completamente el estrés, cuentas con sencillas herramientas y acciones a incorporar en el día a día que te ayudarán a reducirlo y controlarlo de manera saludable.

  1. La lectura. Una acción cotidiana y al alcance de todos, a la que dedicándole solo 6 minutos reduces tu ritmo cardíaco y la tensión muscular. Además, según un estudio de la Universidad de Sussex (Reino Unido), leer puede reducir los niveles de estrés en un 68 %.
  2. El ejercicio físico. Hacer deporte adaptado a tus característica ayuda a tu cuerpo a liberar endorfinas (las famosas hormonas de la felicidad), lo que te aporta una sensación de bienestar general.
  3. Una alimentación equilibrada. Asegurar los macronutrientes y los micronutrientes que necesita tu organismo es un buen aliado para tener el estrés bajo control. Enriquece tus platos con verduras y frutas frescas y evita alimentos procesados y bebidas que puedan subir tus niveles de estrés como son aquellas que contienen azúcar o cafeína.
  4. La meditación o actividades como el yoga o el mindfulness son una buena manera de desconectar tu mente y tomarte un minuto para respirar.
  5. La naturaleza. Un paseo en un entorno natural, ya sea un bosque o cerca del mar, es una buena opción para poner distancia de la actividad diaria y despejar tu mente.

Otras actividades que están al alcance de todos y que pueden ayudar a manejar el estrés pueden ser pintar mandalas o escribir; bailar y escuchar música relajante también pueden resultar buenos rebajadores de estrés… sin olvidar el potencial de la risa.

Además, si te encuentras en una situación muy estresante no dudes en apoyarte en tu entorno y pedir consejo profesional. Tienes una farmacia siempre cerca de ti.

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.
*Campos obligatorios